Este libro detalla alguno de los procesos que sufre el hachís “comercial” de origen marroquí.
Como la adulteración del mismo con un amplio abanico de sustancias con la finalidad de aumentar la cantidad de hachís, mejorar el color del mismo, la textura, el sabor o el olor.

El hachís de origen marroquí apaleado en el valle del riff es secado al sol, lo que supone la degradación del THC (el principal componente psicoactivo) en CBD (tienen un efecto narcotizante). Si sumamos este hecho a los adulterantes que le añaden dejan un pésimo hachís en el mercado negro.


Descargar Libro (DOC, PDF, HTML, TXT)

Tipos de adulterantes

Los adulterantes suelen ser principalmente para cuatro fines destacados:

+ CANTIDAD. Adulterar la sustancia (adulterantes propiamente dicho): todo aquél producto que sirve para sacar más cantidad de la que en un principio se dispone. Existen los inactivos (que no tienen ningún efecto) y los activos (que son drogas añadidas para subir la potencia final). Los inactivos pueden haber sido activos en un tiempo atrás y haberse vuelto inactivos por su mala conservación. Los que más abundan son del tipo activo y suelen ser extractos de plantas Solanáceas (Estramonio, Beleño Negro, Belladonna, Mandrágora) muy potentes y también muy peligrosos para la salud. <Es el tipo de carga mas utilizado en el hachís>

+ CALIDAD. Reparadores, embellecedores o enmascaradores de la sustancia: todo aquel adulterante que se utilice para mejorar el aspecto final del producto. Pueden ser pegamentos utilizados como apelmazantes a fin de juntar toda la materia (el hachís con los adulterantes) y volverlo una pieza sólida al menos en aspecto, como grasas, leche condensada, yema de huevo, pegamento, aceites y demás similares.

También pueden ser los extractos aromáticos para mejorar el aroma y el sabor o las tinturas para mejorar el color (como la “henna”).
E incluso existen ingredientes que se añaden para crear más adicción a la sustancia y asegurarse las futuras compras del producto por el mismo consumidor (algo parecido sucede con el tabaco que es con lo que comúnmente se mezcla el hachís para ser fumados: el usuario se vuelve adicto psicológicamente al hachís sin saber que en realidad lo está al tabaco).

  • Casi nunca suelen ser bruscos, están muy bien disimulados (ya que si no fuera así más que reparar el aspecto de la sustancia podría estropearlo y entonces pasaría a formar parte de los adulterantes y no de los reparadores). Es el segundo tipo de carga mas utilizado, después de los adulterantes.

+ INTENSIDAD. Accidentales, casuales o contaminantes: es todo aquel componente ajeno al hachís que se ha introducido en este de forma accidental; pueden ser hongos que habían en la planta, tierra que trajo el viento, lluvia… pueden ser introducidos antes de realizar el hachís o una vez realizados, como aceite de coche al intentar transportarlo, hongos del hachís, etc.

Es el tipo de carga mas frecuente después de los reparadores, aunque muchas veces son mas frecuentes los accidentales que estos últimos.

+ FORMA Y POTENCIA. Multiusos: el cuarto grupo de adulterantes es una mezcla de los dos anteriormente mencionados, que además de adulterar ayuda a reparar el aspecto final. Puede ser un ejemplo la Peganum Harmala que además de producir un efecto más narcótico también ayuda a que el color final sea marrón y se deshaga mejor al calentar la pieza y así poder mezclar bien con el tabaco antes que fumar. Y quizá aquí también podrían entrar todos los adulterantes activos puesto que ayudan a mejorar el efecto final además de sacar más cantidad final. Otro grande de este grupo es el extracto de cannabis, que se realiza dejando macerar la marihuana en alcohol u otro disolvente y luego evaporando este ultimo. El residuo que queda se mezcla con lo que va a ser el hachís y ayuda a que este se apelmace mejor y gane en potencia.

  • La gran mayoria de adulterantes realizan una doble función, como mínimo. Además, los adulterantes (también denominados cargas) pueden ser de concretos (si sabemos cuales son, como henna o sangre) o desconocidos (entonces se intentaran clasificar por su función general: perfumes, tintes…) En el documental, la ruta del hachís. Se destacan muchos de estos adulterantes desde su producción a su formación inicial desde la planta de marihuana. Muy recomendado.

Es un tópico que el hachís se adultere con trozos de plástico. Lo cierto es que muchas veces estos trozos se encuentran en las piezas cubriendo lo que antes seria una grieta porosa de esta. No es más que un signo de que han sumergido la pieza en algún plástico derretido para luego volverlo sólido y así evitar que no huela y pase los controles de aduanas sin destapar sospechas. No tiene otra explicación lógica, ya que los plásticos no pesan ni hacen mucho más volumen, ni tampoco son activos como droga y poco sentido tiene utilizarlos como un adulterante. Otra causa posible es que han triturado la pieza sin quitar el plástico que la envuelve, para luego volverla a adulterar. Esto también es muy común debido a las prisas y porque un poco más de carga (aunque sea muy poca) nunca les viene mal a los vendedores.

  • Los plásticos mas utilizados son el celofan y la parafina, aunque también se han visto celos, cintas aislantes, esparadrapo y demás.

Algo similar pasa con el tópico de que se han encontrado restos de grasa de motor en el hachís. Si bien puede ser cierto, la grasa no estaba destinada a adulterar si no que se habría pegado al hachís en algún momento que transportasen este escondido en algún lugar donde se encontrara también grasa de motor. De todas formas, pueden ser preocupantes para la salud estas materias “ajenas” al producto que aunque no vayan destinadas a adulterarlo pueden ser perjudiciales para la salud del consumidor tanto como cualquier adulterante.

Como se ha aclarado antes, los adulterantes pueden ser para hacer más peso y volumen, para provocar un efecto más potente al ser consumido el preparado (adulterantes psicoactivos como por ejemplo otras drogas) o también para mejorar el aspecto final de la pieza (más brillo, que haga burbuja al acercarse la llama, que huela mejor…).

Muchos adulterantes cumplen más de una de estas funciones a la vez (como la cera que además de proporcionar más volumen y peso da un aspecto más brillante a la pieza que contiene cera, haciendo que se ablande al acercarle la llama dejándose moldear y provoca que haga burbujas). También existen contaminantes accidentales que se introducen sin querer en la mezcla final ya sea una vez realizada esta o durante su producción.

La mafia sigue presente en la elaboración del producto. Muchas veces las mismas mafias que se encargan de adulterar la mezcla son las que producen los adulterantes directamente de la naturaleza (fabrican perfumes naturales, aceites, etc…) y es por eso que los adulterantes que se utilizan con más frecuencia tienen muy buena disponibilidad en la zona donde los traficantes operan (al ser Marruecos, los adulterantes suelen ser henna, tinta, extractos de plantas, etc… ya que son muy accesibles en ese país).

  • Son verdaderos expertos en camuflar el aspecto final con el único fin de sacar más dinero del producto que van a vender.

La adulteración del hachís es todo un arte y a la vez un gran secreto: no suele salir de las mafias y se transfiere de padres a hijos para no perder la fórmula (a los hijos mayores de los jefes de la organización mafiosa, principalmente). Las fórmulas no suelen estar a la venta, pero si lo están es a un precio desorbitado. En Marruecos es más propenso transferir la fórmula a los hijos, mientras que en Afganistán también es común ofrecerla a un precio elevado a otras organizaciones.

Todos los adulterantes suelen ser discretos, y estar bien escondidos. Es por ello que es difícil adivinar cuales se utilizan. Aun así, existen adulterantes buscos que son en mayor parte casuales (no suelen existir, pero alguna vez sin querer se les escapa) o introducidos por intermediarios (vendedores con pocos medios que ponen dentro de la pieza trozos de metal para que pese más, etc…).

  • Así pues, vemos como el hachís se adultera en mayor parte en el país de origen. Pero cuando nos ha llegado ha pasado por distintos intermediarios y lo mas seguro es que haya sido adulterado repetidas veces más, cada uno con el fin de sacar todavía mas beneficio.

Los países donde se adultera más el hachís por intermediarios son: España, Francia, Gran Bretaña y hasta Holanda, entre otros.

Nunca se sabe que puede llevar un hachís y lo que le ha podido pasar. De saberlo, la mayoría de personas no fumarían la mierda que hay en las calles (y esto es una de las razones por la cual estoy escribiendo este libro). Contra mas intermediarios han pasado por una sustancia antes de llegar a nuestras manos, mas adulterado estará ya que ha podido ser adulterado muchas mas veces después de su origen.

  • La gente esta tan acostumbrada a lo malo que cuando se le ofrece algo bueno lo rechaza, ya que ellos tienen como prototipo de calidad lo que a ellos le dicen en la calle que es bueno. Es mas, también desarrollan amor a la sustancia adulterada: hay quien prefiere el olor del hachís apaleado al de mejor calidad. Y la mayoría prefiere hachís barato y marroquí que caro y de buena calidad (aunque luego el de mejor calidad le haga mayor efecto y le cunda mas). Todo esto también pasa con otras drogas.


Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: